Lara Gago
Lara Gago

Licenciada en Derecho por la Universidad de Valladolid. Socia fundadora de GAIA Abogados

Cómo divorciarse en España. Los pasos básicos para iniciar un divorcio

Cuando nos decidimos a iniciar los trámites para un divorcio, lo primero que nos viene a la cabeza son los pasos a seguir para empezar a hacerlo. Divorciarse en España es más fácil que en otros países, pero aún así no es algo inmediato y requiere tener claro cada paso para que no se nos escape nada y dejemos todo bien atado para el futuro.

A fin de cuentas, para entendernos, divorciarse es como “disolver” una empresa en la que éramos dos socios: debemos, aparte de dejar claro que “disolvemos” esa empresa, dejar claro qué hacemos con todas las cosas que tenía en común, principalmente los hijos. 

Por ello, en este artículo vamos a explicar detenidamente todo el proceso mental, burocrático y legal por el que debemos pasar, para que el tramitar un divorcio se nos haga fácil, rápido y entendible. 

Qué pasos hay que seguir para divorciarse en España

Como no puede ser de otro modo al iniciar un divorcio: acude a un abogado. Un divorcio es un procedimiento legal que no puede hacerse por cuenta propia, no tendrá validez alguna. El divorcio gratis no existe. Puede ser más o menos económico en función del tipo de divorcio que elijamos y del abogado que encontremos, pero habrá que hacerlo judicialmente válido para no dejarnos en una situación desfavorable.

Lo primero que aconsejamos cuando una persona o pareja acude al despacho pidiendo información para poner fin al matrimonio es que tengan claro que quieren divorciarse. Aunque en la mayor parte de las ocasiones la decisión es firme y está completamente meditada, hay ocasiones en las que el cliente que acude al despacho en realidad no está segura de si quiere. Ello conlleva, en muchas ocasiones, el iniciar el procedimiento y pedir pararlo al abogado a mitad del mismo, con el gasto innecesario que ello ha conllevado al cliente.

Una vez tomada la decisión, lo que deberemos tener claro es si lo que queremos es separarse o un divorcio. Aunque las consecuencias son las mismas, tienen algunas diferencias:

  • Si nos separamos, no podemos casarnos con nadie, estamos “oficialmente” casados con la otra persona aún. 
  • Tras la separación, el régimen de gananciales queda oficialmente disuelto, estaremos a partir de ese momento en separación de bienes. 
  • Con la separación podemos reconciliarnos. Será tan sencillo como comunicar al Juzgado donde nos separamos que la pareja se ha reconciliado y volveremos a estar plenamente casados. Eso sí, en separación de bienes. 

Como siempre decimos, la separación se la recomendamos a esas parejas que están atravesando una mala racha que no han conseguido arreglar, pero que no descartan poder reconciliarse en un futuro.

Habiendo decidido esto, lo siguiente a tener en cuenta, si hay hijos, es el régimen de guarda y custodia de los menores: con quién se van a quedar. 

Las opciones serían, con distintas variante a configurar dentro de ellas:

  • Guarda y custodia de uno de los progenitores en exclusiva: los menores estarán con ese progenitor todos los días, excepto, en general, fines de semana alternos, mitad de vacaciones, y alguna tarde entre semana.
  • Guarda y custodia compartida: el/los menor/es se queda con ambos progenitores; una semana con uno y otra con otro; o por quincenas; o por meses… Como se desee y teniendo siempre en cuenta el bienestar de los hijos.

Igualmente habrá que pensar en otras decisiones que deberemos tomar: pensión de alimentos, si queremos hacer liquidación de bienes, si podemos pedir una pensión compensatoria, quién se queda en el domicilio familiar…Todas estas cuestiones deberemos hablarlas con nuestro abogado, que nos asesorará sobre lo más adecuado en nuestra situación. 

Tras esta toma de decisiones y recopilación de documentos, el asunto ya estará en manos de nuestro abogado.

Decidir el tipo de divorcio

Una vez hemos pensado en todo lo que hemos mencionado, lo que antes parecía una cuestión “pacífica” entre los cónyuges, pasa a tener ciertos puntos de conflicto. 

Así, una de las primeras cuestiones que nuestro abogado nos preguntará cuando acudamos a su despacho para informarnos sobre un divorcio es: ¿de mutuo acuerdo o contencioso?

Desde Gaia Abogados siempre recomendamos un divorcio de mutuo acuerdo: es más sencillo, más rápido, más económico, y la carga sentimental y psicológica es mucho menor. Pero el requisito para llevar este tipo de divorcios no siempre es fácil: estar de acuerdo en todos y cada uno de los puntos del divorcio.

Si no conseguimos ponernos de acuerdo, que no cunda el pánico. Primeramente, porque podemos llegar a un acuerdo hasta el último momento, es decir, aunque iniciemos el divorcio de manera contenciosa (poniendo una demanda contra la parte contraria), tenemos hasta el mismo día del juicio para llegar a un acuerdo. De igual modo, nuestro Juzgados nos permiten acudir a la mediación para intentarlo y darnos esa ayuda extra para acercar posturas: la mediación es gratuita, a ella solamente acuden las partes y los/las mediadores/as, sin los abogados. 

Y si finalmente el acuerdo no es posible, no es ningún fracaso; entre tu abogado y tú conseguiréis lo mejor para tí y tus hijos, si hubiere. Los Juzgados de familia nunca dejan a una de las partes en situación de desamparo ni nada similar. 

Pasos y procedimiento para un divorcio por mutuo acuerdo

En este tipo de divorcios tenemos dos opciones:

  • En primer lugar, la pareja que está completamente de acuerdo en todos y cada uno de los puntos del divorcio: en este caso, pueden acudir ambos a un mismo abogado, explicarle en qué términos han decidido su divorcio, y éste se encargará de darle forma.
  • En segundo lugar, la pareja que desea el mutuo acuerdo pero no están del todo de acuerdo: en estos casos, lo más recomendable es que cada uno busque un abogado distinto, ya que lo que no se puede hacer bajo ningún concepto es que un mismo abogado defienda los intereses de dos personas que no están de acuerdo. 

En este caso, los abogados acercarán posturas para poder conseguir ese acuerdo.

Una vez alcanzado el acuerdo, se redactan dos documentos por el/los abogado/s: la demanda de divorcio (aunque sea una demanda interpuesta por ambos, se sigue llamando así) y el convenio regulador firmado por ambos.

El convenio regulador es un documento que se redacta exclusivamente en los divorcios de mutuo acuerdo, y os dejamos un modelo aquí para que os hagáis una idea de lo que es y de todos y cada uno de los puntos que se regulan en un divorcio de este tipo (modelo convenio). 

Una vez presentados dichos documentos el Juzgado nos dará un día y hora para acudir a firmar un papel que acreditará que estamos de acuerdo en ese divorcio y en los términos que recogimos en el convenio.

Pasos y procedimiento para un divorcio contencioso

En este caso, lo primero que deberemos hacer es hablar con nuestro abogado y asesorarnos sobre qué es lo mejor para nosotros. Una vez esto claro y habiendo entregado toda la documentación, el abogado presentará la demanda de divorcio (consensuada previamente con el cliente), que llegará al otro cónyuge a su domicilio (si seguís conviviendo juntos, llegará la demanda al domicilio común, y deberá recogerla el otro cónyuge). 

Una vez llegue la demanda, el otro cónyuge deberá buscarse un abogado para contestar a la demanda, solicitando lo que él quiera para ese divorcio, y tras ello nos darán una fecha para juicio. 

Contratar a un abogado especializado y profesional

Como hemos podido ver a lo largo del post, el papel del abogado en un divorcio es fundamental. Bajo nuestro punto de vista, los abogados que llevan los procedimientos de divorcio deben:

  • Como es lógico, estar especializados en este tipo de procedimientos. Deben conocer el proceso, todas las opciones, las últimas novedades, etc. Ello para poder sacar el máximo beneficio de las posibilidades que pueda haber para su cliente. No existe una “Ley de divorcio” en España. Estos asuntos se regulan a grandes rasgos en el Código Civil y en la Ley de Enjuiciamiento Civil, pero lo que da contenido a nuestros derechos son los Juzgados y Tribunales españoles a lo largo de los años en sus Sentencias, que se van adaptando acorde a los tiempos. 
  • Ser empáticos: uno de los requisitos fundamentales de un abogado de familia es ser empático y conseguir ponerse en el lugar de su cliente, comprendiéndole y entendiéndole, para poder tomar las mejores decisiones posibles. En un momento difícil personalmente como es el divorcio, nunca jamás recomendamos que el cliente contrate a un abogado en quien no confíe, al que no tenga la suficiente complicidad como para contarle sus problemas, dudas, inquietudes… 
  • Informar al cliente en todo momento: en este tipo de procedimientos en particular es especialmente importante el informar al cliente en todo momento de todos y cada uno de los pasos que se van dando. En Gaia Abogados envíamos toda la documentación que nos llega del Juzgado y de la parte contraria al momento a nuestros clientes, para que están informados en todo momento de lo que va ocurriendo. 

Documentos necesarios para divorciarse

Habiendo tenido en cuenta todo esto, debemos recopilar una serie de documentos para iniciar los trámites. De ello hablamos en nuestro post sobre la ley del divorcio en España. El certificado de matrimonio y de nacimiento de hijos (si hubiere).

A mayores de todo ello, siempre es recomendable acudir a hablar con nuestro abogado con alguna nómina (si estamos trabajando), documentos o recibos que acrediten los préstamos vigentes, y otro tipo de documentación que, en cada caso, nuestro abogado nos dirá si necesita.

Si tienes alguna duda, déjanos tus datos y te contactaremos

También puedes ver la zona de "Servicios de Abogado Online"

Compartir Artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario