Lara Gago
Lara Gago

Licenciada en Derecho por la Universidad de Valladolid. Socia fundadora de GAIA Abogados

Qué significa delito doloso

A la hora de cometer un delito, podemos cometer un delito doloso, o un delito imprudente. No hay unas reglas concretas que determinen si estamos ante un tipo u otro, pero la ley prevé siempre penas más graves para los delitos dolosos, llevando aparejadas los imprudentes penas menos graves. 

El ser consciente de lo que se está haciendo podría ser una “regla” o “truco” para saber en qué tipo de delito nos encontramos, pero vamos a incidir algo más en ello. 

Definición de delito doloso

Hablamos de delito doloso cuando la persona que lo comete lo hace a sabiendas, intencionalmente, con conocimiento de causa de que lo que está haciendo, está mal. Quizás no esté seguro si es delito, no sepa qué delito concreto puede ser o si viene reflejado en el Código Penal: simplemente está realizando una acción de forma intencionada y consciente. 

Un ejemplo de ello sería el hecho de ver que a alguien se le cae la cartera, y, mientras vamos detrás, la cogemos y nos la guardamos al bolso. Parece un hecho inocente, podremos pensar que nadie lo ha visto, pero, a fin de cuentas, el hecho de agacharse, coger la cartera, y meterla en el bolso se hace de forma intencionada, y el hecho de no devolverla también. 

Qué significa dolo

La definición de dolo podría ser “intencionalidad”, a lo que debe unirse una conciencia. 

Por ejemplo, una persona totalmente ebria puede pegar un puñetazo a alguien de forma totalmente intencionada. Sin embargo, su conciencia no está a pleno rendimiento. 

Ello hace que el delito se considere semi doloso o, como refleja el Código Penal, se contemple una atenuante del dolo, reguladas en el artículo 21 del Código Penal. 

Qué tipos o clases de delitos dolosos existen

Teniendo en cuenta lo anterior, tenemos tres tipos de dolo:

  • Dolo de primer grado: cuando el delito se comete con total intencionalidad y conciencia.
  • Dolo de segundo grado: ocurre cuando el resultado final de la acción no es exactamente lo que buscaba el autor de los hechos, pero ha sido consecuencia directa de sus actos. Un ejemplo de ello puede ser el hecho de poner una bomba en un vehículo para atentar contra una persona, a sabiendas de que esa persona va a subirse acompañada y que, por tanto, no solamente matará a su objetivo, sino a más de uno. Aunque el dolo directo se dirija contra la persona en cuestión, hay un dolo de segundo grado o eventual contra el resto de ocupantes. 
  • Dolo eventual: ocurre cuando el sujeto sabe que puede cometer un delito, pero no es algo seguro. Un ejemplo de ello puede ser el hecho de que alguien, yendo a 200 km./hora por la autopista, y arrolle al coche de delante. Podría no haber sucedido nada durante todo el trayecto, y de hecho no es intención del sujeto cometer un accidente o provocarle lesiones o incluso la muerte a alguien, pero es consecuencia directa de su actuar ilícito. 

Ejemplos de delitos dolosos

Para que todo ello quede más claro, pondremos un ejemplo en una sola acción que sería enjuiciada en un solo procedimiento:

Una persona decide robar una vivienda. Llega a la puerta de la misma y rompe la cerradura. Aquí ya ha cometido un delito de allanamiento de vivienda con fuerza en las cosas, sin nisiquiera haber llegado aún a cometer el delito que tenía previsto, el de robo (dolo eventual o de segundo grado). Una vez entra en la vivienda, coge todas las joyas de la misma y se las mete al bolso, abandonando el lugar de los hechos (dolo directo o de primer grado). Al abandonar el lugar de los hechos, se da cuenta de que una vecina le ha visto, y decide golpearla hasta que cae inconsciente (dolo eventual, no era su intención en un primer momento, pero las circunstancias le han “empujado” a hacerlo). 

Este sujeto tendrá una condena separada y diferente por cada uno de los tres hechos mencionados, con un dolo diferente en cada uno de ellos. 

Si tienes alguna duda, déjanos tus datos y te contactaremos

También puedes ver la zona de "Servicios de Abogado Online"

Compartir Artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario