Lara Gago
Lara Gago

Licenciada en Derecho por la Universidad de Valladolid. Socia fundadora de GAIA Abogados

Situación Laboral por el COVID-19 y los ERTE

Mientras los días pasan sin que pase apenas gente por las calles, la realidad social en la que nos encontramos es bastante mas ajetreada de lo que vemos a simple vista.

Tanto empresas, como autónomos, como trabajadores por cuenta ajena están viendo cómo su trabajo se tambalea sin saber cómo acabará.

En este post no vamos a hacer una adivinación del futuro de España, porque nadie lo sabe, pero lo que pretendemos es arrojar algo de luz a la situación actual, a lo que está ocurriendo, a las opciones que tenemos, a cómo gestionarla, a la legalidad de las acciones a llevar a cabo… todo ello desde una perspectiva legal y, más en concreto, desde el ámbito laboral.

Situaciones por las que podemos estar pasando.

En estos días han sido numerosas las llamadas a nuestro despacho explicándonos distintas situaciones que han venido sucediendo a nuestros clientes. Vamos a enumerar cada una de ellas para, posteriormente, analizar las más relevantes.

Cuando empezamos a tener noticias sobre lo que se nos iba a venir encima, muchas empresas optaron por dar vacaciones a sus trabajadores. Teniendo en cuenta la excepcionalidad de la situación, nosotros aconsejamos en esos días que no era mala opción. Si el trabajador sacrificaba algún día de sus vacaciones no tenía mucha importancia si la cosa acababa pronto.

El problema surge cuando, a partir de iniciarse el Estado de Alarma, sabemos a ciencia cierta que la situación va a prorrogarse, como mínimo, 15 días, y que a mayores las consecuencias económicas de todo ello duraran meses.

Así, nada más conocerse este dato recomendamos tanto a empresas como autónomos que NO concediesen vacaciones a sus trabajadores, por varios motivos:

  • En primer lugar, porque ningún trabajador acumula tantos días como días durará esto.
  • En segundo lugar, porque aunque el Estado de Alarma dure un mes, la empresa o autónomo no se recuperará de esto pasados varios meses.
  • En tercer y último lugar porque, si al final va a tener que despedir al trabajador, éste preferirá que se le paguen ya sus vacaciones, en vez de estar corriendo riesgos innecesarios en su puesto de trabajo.

Por tanto, y escribiendo esto a fecha 20 de marzo, no recomendamos elegir las vacaciones como opción en empleos que vean mermada parcial o completamente su actividad.

Otra opción es el despido ordinario, es decir, un despido definitivo, sin garantías de recontratación. Esta opción, bajo nuestro punto de vista, es la más cruel. Sin paliativos, es una opción que carece de justificación y que lo que hace es aprovechar la situación para despedir a sus trabajadores, colocándoles en una situación de precariedad económica que no beneficia a nadie.

Sin embargo, sabemos que está ocurriendo. Si te ocurre, contacto con un abogado. Normalmente, los plazos para impugnar un despido son de 20 días hábiles, pero estos plazos se han interrumpido hasta que finalice el Estado de Alarma. Sin embargo, es conveniente que tu abogado vaya preparando el asunto para que, nada más finalizar esto, puedas hacer valer tus derechos. Este tipo de despidos cuanto menos son improcedentes (pudiendo bajo nuestro punto de vista considerarse nulos), por lo que podrás conseguir una readmisión o al menos una indemnización. Eso sí, siempre y cuando lo reclames a través de un abogado.

Otra de las opciones, aunque muchos menos utilizada.

La última de las opciones, y lo más común, es el ERTE: Expediente de Regulación Temporal de Empleo o suspensión temporal del contrato de trabajo: dejamos de trabajar en un tiempo, pero tenemos la garantía de que cuando pase nos reincorporaremos al puesto de trabajo.

Como esta opción creemos que es la más importante, vamos a analizarla con detenimiento.

Qué es un ERTE: cómo funciona, como se aplica, consecuencias.

¿Un ERTE es lo mismo que un ERE?

No. Un ERE (artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores) supone el despido definitivo de varios trabajadores de la empresa. Sin embargo, un ERTE supone la suspensión del contrato de dichos trabajadores, pero en este caso, sí volverán a ser contratados cuando las causas que motivaron el ERTE (en este caso, la situación de alerta sanitaria) cesen. 

¿Cómo solicito un ERTE?

Cuando nos vemos afectados por un ERTE, nos enteraremos porque la empresa o empleador nos notificará por escrito que nuestro contrato se verá suspendido. Tras ello, la empresa deberá enviar un escrito a la Oficina Territorial de Empleo de la Comunidad Autónoma, iniciándose así el trámite del “ERTE”. Es decir, nosotros no lo solicitamos, será la empresa la que optará por esta opción.

En un plazo de 5 días desde que el empleador envía esta solicitud, el Organismo de Empleo correspondiente comunicará a la empresa la aceptación del ERTE. Es desde ese momento en que ya será oficial nuestra suspensión del contrato de trabajo. Igualmente, es probable que la autoridad laboral no conteste dado el ingente número de solicitudes. Si no contesta, pasados esos 5 días, se entenderá que igualmente acepta ese ERTE.

Sin embargo, queremos dejar clara una cuestión: nuestro contrato de trabajo se verá suspendido desde la fecha en que se decretó el Estado de Alarma: el 14 de marzo de 2020. Ello independientemente de la fecha en que se tramite (dentro, lógicamente, del contexto en el que nos encontramos).

¿Puedo negarme a un ERTE?

La respuesta es NO, con matices. Puedo negarme, siendo la otra opción el despido ordinario y definitivo, sin garantía alguna de volver a la empresa. No podemos negarnos y seguir trabajando: o suspendemos el contrato, o lo extinguimos definitivamente.

¿Puedo trabajar habiendo sufrido un ERTE?

En virtud del contrato suspendido, no. Lo que sí puedes es trabajar en otro sitio. Aunque no podrás cobrar el desempleo, podrás, mientras dure la suspensión del contrato, trabajar en otra empresa.

Qué hago tras sufrir un ERTE: mis derechos.

Tras ser oficial, lo primero que se nos pasa por la cabeza es

¿cómo afecta un ERTE al paro?

Pues bien, según el artículo 25 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 (https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-3824), todos los trabajadores afectados por un ERTE tendrán derecho a la prestación contributiva por desempleo.

¿Cuánto me corresponde de paro?

Bien, la cantidad total de paro será el 70% de la media de los últimos 180 días de nuestra base de cotización.  Si llevamos ese periodo o más cobrando lo mismo, la base siempre será la misma en todas las nóminas por lo que no tendremos que preocuparnos de hallar esa “media”.

En este ejemplo de nómina, tenemos el apartado al que nos referimos. Tomando este ejemplo, le correspondería de paro el 70% de dicha cantidad, es decir, 433,94€. Sin embargo, debemos aplicar aquí los máximos y mínimos que establece el SEPE (http://www.sepe.es/HomeSepe/Personas/distributiva-prestaciones/Cuantias-anuales.html).

Así, en este caso, la cuantía mínima, si este trabajador no tiene hijos, será de 501,98€, y si tiene hijos menores a su cargo, de 671,40€. Estas cantidades, una u otra, serán las que pase a cobrar como desempleo.

¿Qué requisitos necesito reunir para cobrar el paro estando en un ERTE?

Ninguno, solamente sufrir el ERTE. Aunque llevases trabajando dos meses, tendrás derecho a la prestación por desempleo. Además, los meses que estén disfrutando de dicha prestación no computa a la hora de calcular el tiempo máximo de percepción, es decir, si nos pasamos 3 meses cobrando el desempleo, no se tendrán en cuenta si pasado un tiempo volvemos a estar en desempleo: podremos cobrar la prestación de nuevo sin que esos tres meses cobrados agoten el tiempo máximo.

¿Cuánto dura un ERTE?

Hasta que finalice la causa que la produjo. Esto no quiere decir que las empresas y empleadores vuelvan a contratar a todos los trabajadores a los que les aplicaron un ERTE una vez finalice el Estado de Alarma. Ello porque la situación que atraviesan y atravesarán las empresas no es una simple prohibición de salir de casa, sino que las consecuencias económicas se sufrirán una vez finalizada esta crisis sanitaria.

Así, las empresas volverán a contratar a los trabajadores cuando su nivel de trabajo recupere los niveles normales que hicieron necesaria la contratación de esas personas. Sin embargo, la prestación por desempleo de la que hemos hablado se alargará hasta que ocurra esta nueva recontratación, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 27 del Real Decreto de medidas económicas publicado el martes 17 de marzo.

¿Cómo pido mi prestación por desempleo si sufro un ERTE?

Absolutamente toda la gestión de solicitud de dicha prestación debe llevarse a cabo por el empleador, dado que NO se puede acudir a las oficinas de empleo. Si nuestro empleador no realiza dicho trámite, o nuestro despido ha sido ordinario, el trámite es igualmente sencillo.

Deberemos pedir cita a través de este enlace https://sede.sepe.gob.es/contenidosSede/generico.do?pagina=proce_ciudadanos/cita_previa.html

Una vez nos den la cita, el día en cuestión nos llamarán del SEPE para realizar toda la gestión de solicitud de nuestra prestación. NO ACUDIR A LAS OFICINAS es algo clave. El día de la cita no es para ir, es para que ese día nos llamen.

Igualmente, la renovación de la prestación se hará de forma automática de forma excepcional.

¿Pueden despedirme tras volverme a contratar pasado el ERTE?

Sí, pero en un plazo mínimo de 6 meses. Es decir, una vez volvamos a nuestro trabajo habitual, tendremos que estar al menos 6 meses trabajando. Pasado ese plazo, el empleador nos podrá despedir, con las consecuencias normales que fija el Estatuto de los Trabajadores.

Así, dicho todo esto, consideramos que si tienes alguna duda, lo más aconsejable es que te pongas en manos de un abogado. En Gaia Abogados tenemos unos servicios de abogado online para que tus dudas sean resueltas en escasas horas y asegurarte de que todos los pasos que des no afecten a tu futuro.

Si tienes alguna duda, déjanos tus datos y te contactaremos

También puedes ver la zona de "Servicios de Abogado Online"

Compartir Artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario